SUSHI

Sushi significa arroz avinagrado, en japonés. Es un plato de origen nipón a base de arroz cocido aderezado con vinagre de arroz, azúcar y sal. Este plato es uno de los más reconocidos de la gastronomía japonesa y uno de los más populares en el mundo.
Fuera de Japón el nombre sushi designa sólo a las variedades más habituales, como el makizushi o el nigirizushi; curiosamente se suele hacer extensivo al sashimi, un plato a base de pescado crudo pero sin arroz.

ALGAS NORI

  • Riqueza en yodo: al igual que ocurre con la mayoría de las algas marinas, al ser muy rica en yodo es útil para la prevención del bocio y del hipotiroidismo. Por tanto, su consumo no está aconsejado en personas con hipertiroidismo.
  • Ayuda en caso de colesterol alto: en caso de niveles altos de grasas en sangre (colesterol y triglicéridos), la alga nori ayuda a disminuirlo, gracias a que es capaz de eliminar las grasas de la sangre.
  • Rica en proteínas: destaca por su alto contenido en proteínas, ya que más de una cuarta parte de su contenido son proteínas.
  • Alto contenido en minerales: como el potasio, magnesio, yodo y hierro.
  • Interesante contenido en vitaminas: como las vitaminas del grupo B, que ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso. También destaca su alto contenido en provitamina A.

ANGUILA

En cuanto a vitaminas, obviamente tiene un aporte significativo de vitaminas liposolubles, como son la A, la D y la E, entre las que destacan fundamentalmente la A y la E, importantes para el mantenimiento de tejidos, para una buena visión y para evitar el envejecimiento causado por los radicales libres, respectivamente.
La anguila aporta también algunos minerales, entre los que destaca fundamentalmente el zinc. Es el pescado más rico en este mineral, importante para el buen funcionamiento del sistema inmune, para la correcta cicatrización de heridas, y necesario para los sentidos del gusto y del olfato.
Su alta cantidad de vitamina D de la anguila hace que el consumo de este pescado sea recomendable para fortalecer la piel y los huesos. Además, el consumo de alimentos con vitamina D ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer.

SALMÓN

El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados. En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc.). No obstante, la cantidad presente de estas vitaminas no es muy significativa si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes.